LAS LÁGRIMAS NO SIGNIFICAN DEBILIDAD.

Odio sentirme perdida, es normal, todos nos hemos sentido perdidos alguna vez o algunas veces en nuestra vida, pero odio sentirme mareada y perdida al mismo tiempo.
Muchas veces me pregunto ¿Quién soy? ¿En qué momento estoy? ¿Dónde quiero llegar?, y sorprendentemente, encuentro la respuesta y es lo que más me molesta y me desconcierta. Tener la respuesta y sentir que no tengo de qué preocuparme porque el camino está hecho, las piedras están en su lugar, ahora solo necesito ir más despacio, necesito ir más ligera. Pasamos demasiado tiempo preocupados por nuestro trabajo o estudios ¿Y por qué?, no lo sé, porque al final del camino lo conseguiremos, lo conseguirás, creo en ti.


Muchas veces tienes que quitarte ese peso que te desconcierta para seguir adelante, sacrificar algo de tu vida, algo que posteriormente recuperarás y superarás con un mejor resultado que si lo hubieras hecho "en su debido tiempo".

Deberíamos pasar más tiempo ejercitando la imaginación, practicando la humildad y la solidaridad, porque muchos de nuestros problemas vienen porque nos importa demasiado ciertas cosas ajenas, antes de estar bien mentalmente por nosotros mismos, debemos vivir nuestra vida con lo que tenemos. 
Por suerte o por desgracia, hay gente cuyo camino no tiene inclinación ni pendiente, otros tienen el camino tan inclinado que al dar el primer paso se caen y necesitan una cuerda desde arriba, pero al fin y al cabo, es nuestro camino y no debemos fijarnos en el camino sin pendiente de al lado. Porque acabaré subiendo, acabarás subiendo, creo en ti, y cuando llegues arriba conseguirás la mayor recompensa. Valorarás las cosas, disfrutarás de los pequeños detalles, sabrás salir de cualquier situación, serás un ejemplo a seguir.
A veces necesitamos un chute de energía, que te recuerde quién eres y de dónde has salido, nada saldrá mal, creo en ti. Las lágrimas no son debilidad, son señales de valentía, se llora para desestresarte de una situación y liberar todos esos sentimientos que te tenían atado, lágrimas que regarán un campo, y volverá la primavera a tu corazón.


¡Gracias por leerme! Puedes dejar tu opinión aquí abajito.




1 comentario:

  1. Muy bonita reflexión, al final la vida es eso, un camino con diferentes inclinaciones. Enhorabuena por seguir el camino pese a las piedras

    ResponderEliminar