Palabras para B: EL HUECO QUE OCUPAN

26 de julio de 2016

EL HUECO QUE OCUPAN

Antes de ayer murió mi cobaya Arizona, y siento una inmensa tristeza. Os voy a contar qué pasó por si os puede ayudar con vuestras mascotas a detectar los síntomas o saber que hacer en caso de una urgencia, como un miniprotocolo cuando ocurre un imprevisto y necesitamos una rápida atención veterinaria , además de contaros un poco mis sentimientos y cómo me siento.


La noche de antes ella estaba perfectamente, cenó y salió a correr como siempre, pero a la mañana siguiente todo cambió, estaba muy hinchada, no quería comer y tenía los ojos llorosos. Como era domingo, rápidamente nos pusimos a buscar un veterinario de urgencias, la metimos en el trasportín y mi novio cogió un taxi hasta el veterinario. Cuando llegó el veterinario de exóticos pasó rapidamente a consulta pero el animal no podía aguantar más, boqueaba y le costaba respirar aún con mascarilla, y a los pocos minutos se estaba muriendo. La veterinaria le inyectó adrenalina pero ya se había ido. Decieron hacer una necropsia para saber la causa ya que tenemos otra cobaya con la que convivía. La causa de la muerte era enteritis, cuando las bacterias de su intestino se ponen a fermentar a mucha velocidad creando gases y que el intestino deje de funcionar con normalidad. La veterinaria dijo que esto no es causado por la dieta que llevan, ni ningún otro motivo, es algo frecuente en estos animales e incurable, ni aún habiéndola llevado dos días antes se podía haber solucionado nada, aunque su caso fue bastante rápido y agudo ya que estaba bien la noche de antes y no pudo hacerse nada por ella.
Nosotros no detectamos nada raro los días de antes pero si detectas que algo raro le pasa a tu animal no dejes que vaya a más y llévalo a un veterinario. Debido a lo que nos ha pasado hemos aprendido a como reaccionar en sencillos pasos y yo os recomiendo actuar así, que es la forma más inteligente, sencilla y rápida.
-Tener un teléfono de un veterinario de urgencias cerca de tu casa, yo os recomiendo este que fue al que llevamos a nuestra cobaya ya que se portaron increíble, muy profesionales y es un hospital de animales enorme: Avda. del Mediterráneo, 14 28007 Madrid Tel: 915514859
-Llama al teléfono para avisar de tu caso, ya que a veces es necesario un veterinario de exóticos que no se encuentra en ese mismo instante y necesitan avisarle.
-Transporta a tu animal en un transportín blandito, con una toalla para sacarlo y moverlo de forma más cómoda.
-Coge un taxi si no tienes coche, es la forma más rápida de llegar y el animal no tendrá más posibilidades de morir en el camino por un golpe de calor o  por el frío.

En cuanto a mis sentimientos, siento una profunda tristeza porque fue tan de repente que no lo esperabamos, era muy pequeñita, apenas tenía 2 años y tenía un carácter muy dócil, cuando la acariciabas ronroneaba y cuando tenía hambre gritaba muchísimo. La tuvimos para que acompañara a nuestra otra cobaya porque estaba muy solita, y en cuanto se conocieron, Arizona (la de manchitas) se encariñó con Rorró (la pelirroja) y nunca más se separaron, ya que Arizona no se alejaba de ella ni por un segundo y cuando cogiamos a Rorró gritaba tan desesperada que la teníamos que volver a juntar.
Siempre pensábamos "en el momento que a Rorró le pase algo, ella se muere de pena", pero al final fue al revés...

Creo que en estos tiempos que corren, llorar tanto por un animal como por una persona, demuestra una gran humanidad y empatía que no debemos perder nunca ni dejar enterrar. Al fin y al cabo todos somos del mismo planeta, compartimos un mismo hogar y debemos estar en armonía tanto con nosotros mismos como con la naturaleza.

¡Gracias por leerme! Puedes dejar tu opinión aquí abajito.



8 comentarios:

  1. Lo siento muchísimo de veras. Sé lo que se siente porque yo tuve a un perrito durante mucho tiempo. Mis padres lo cogieron un año antes de que yo naciera, por lo que cuando yo nací el ya estaba en mi vida y me acompañó durante mis primeros 12 años de vida, hasta que murió. Sé que suena muy empalagoso pero es como yo me sentía, así que entiendo que es muy triste...

    Un beso y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos vivieron muy felices y con gente que los quería, como tú ^^
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Lo siento muchísimo de veras. Sé lo que se siente porque yo tuve a un perrito durante mucho tiempo. Mis padres lo cogieron un año antes de que yo naciera, por lo que cuando yo nací el ya estaba en mi vida y me acompañó durante mis primeros 12 años de vida, hasta que murió. Sé que suena muy empalagoso pero es como yo me sentía, así que entiendo que es muy triste...

    Un beso y ánimo

    ResponderEliminar
  3. Hola, vengo de la iniciativa seamos seguidores y ya te estoy siguiendo, te dejo mi blog por si quieres pasarte :)
    http://neverrainsforever91.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar